El flamenco vuelve a Nicaragua con la Fundación Gomaespuma y DHL

1 junio, 2011

El festival Flamenco Pa Tós ya no es solo un referente en España. La Fundación Gomaespuma ha querido compartir todo ese arte con los niños nicaragüenses con los que trabaja desde 2002. Ha sido tal el éxito de la iniciativa que ha habido que enviar más instrumentos para que los peques sigan practicando.

Puede que los próximos genios del flamenco vengan de Nicaragua. Esto es así gracias al impacto que ha tenido la última edición del festival Flamenco Pa Tós de la Fundación Gomaespuma en la que participaron más de 4.000 niños que asistieron al teatro Rubén Darío de Managua para disfrutar el espectáculo de flamenco para niños dirigido por Silvia Marín, ver la exposición de fotos de flamenco o participar en los cursos de cajón y baile .

El festival Flamenco Pa Tós, que se celebra en Madrid desde el año 2000, viajó esta vez hasta  aquel país junto a sus promotores los periodistas Juan Luis Cano y Guillermo Fesser.  Fue posible gracias a la subvención de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrrollo (AECID).

El cajón flamenco triunfa en Managua

Durante cinco días, del 14 al 18 de marzo pasados se impartieron clases de cajón en el propio mercado Iván Montenegro, lugar en el que los niños trabajan como vendedores. Esa es su realidad cotidiana y mejorarla, gracias a la educación, es uno de los objetivos de la Fundación Gomaespuma desde el año 2002.

Fue tal el éxito de la flamenca iniciativa que, tras finalizar las clases, el grupo pidió continuar con su formación en el arte de la percusión. Y no solo para mejorar la técnica aprendida durante el festival, sino para enseñar a otros niños.

Perfecto, objetivo cumplido, pero se planteaba un problema. Nicaragua no se caracteriza, precisamente, por la producción de cajones flamencos. Financiar la compra de los instrumentos musicales en España se pudo conseguir. En total, cuatro cajones destinados a llevar el arte a los pequeños trabajadores de tres mercados: Roberto Huembes, Oriental y el ya citado Iván Montenegro.


Sin pasajes para Nicaragua

Sin embargo, los problemas no habían terminado; faltaba la segunda parte, trasportarlos a Managua, cuyo elevado coste no podía afrontar la Fundación Gomaespuma. Y ahí estaba ella, la empresa internacional de transportes DHL dispuesta a colaborar de forma gratuita.

Pero sobre todo, estaban las personas que trabajan en DHL y cuya ayuda, totalmente desinteresada, es la que ha puesto un final feliz a esta pequeña historia, desde los directivos de la empresa a personas con nombres y apellidos como Asunción Díaz- Cordobés del Departamento Marítimo y Joaquín González como Trade Lane Sales Manager para América Latina (en la foto inferior).

Puede que en este momento, una niña nicaragüense baile por bulerías mientras otro pequeño se arranca al cajón flamenco. Y, por un momento, su realidad cotidiana sea mucho más llevadera.

Curra Fernández

 

 

Archivado en: Noticias

Comentarios cerrados

Volver arriba