Gomaespuma en Managua

17 marzo, 2011

Nicaragua es hoy un país empobrecido. Sin embargo, desde nuestra llegada, nosotros solamente hemos encontrado a gente amable y orgullosa, a niños que no tienen nada pero que dan abrazos prolongados, y a mujeres y hombres entregados a nuestros proyectos con suficiente capacitación para sacar este país y el mundo entero adelante si los políticos apalancados en sus ideas obsoletas les dieran la aternativa.

Nicaragua, el país de la gente que señala con los labios; el lugar donde no hace falta tener en el armario ropa de invierno y de verano porque siempre hace calor y sabes que con cualquier cosa que te pongas vas a estar bien, es un paraiso natural plagado de volcanes que hechan humo y de platos de arroz con frijoles y patacones de plátano. Nicaragua es el país que la Fundacion Gomaespuma eligió para sus proyectos de acceso a la educación infantil hace diez años y que ahora visitamos. Desde el primer día la emoción ha ido creciendo. Tanto, que estamos a punto de estar a punto. Imposible emocionarse más.

La Fundación Gomaespuma lleva diez años comprometida en proporcionarles educación a los niños para que puedan salir de la miseria en que viven. Miseria de suelos de tierra, de dormitorios sin cama, de cocinas alimentadas por el fuego del plástico para calentar una olla con un puñado de arroz (del barato, que el bueno está a ocho córdobas y no se puede) y de violencia. De tíos, de amigos del padre y de padres que abusan de las niñas que aún cuentan su edad con los dedos de sus manos. Hemos conocido a muchos de esos niños y niñas. Y también a algunas jóvenes que, gracias a estos proyectos, hoy son monitoras en los centros que se hicieron cargo de ellas hace unos años.

Permaneced atentos. Seguiremos informando, porque salimos a toda prisa a entrevistar a Carlos Mejía Godoy. Clodomirooooo, Clodomiroooo…. son tus perjúmenes, mujeeeeer….Aaaadiós!

PD.- Podéis ver las fotos que vamos colgando de nuestro viaje en nuestro álbum en facebook.com/fundacion.gomaespuma

Archivado en: Noticias

Comentarios cerrados

Volver arriba