Ser solidarios no sólo por Navidad

27 diciembre, 2013

1
[Reportaje realizado por Alejandra González]

El hambre es un concepto que, debido al país en el que nos ha tocado vivir, nos puede resultar lejano. Sin embargo, debido a la crítica situación que está viviendo nuestra sociedad actualmente, la falta o la necesidad de alimentos resulta ser un problema real que convive entre nuestros amigos y vecinos.

Según un informe de Cáritas publicado recientemente, tres millones de personas viven en situación de pobreza grave en España. Pero lo reconfortante es que estos tiempos de crisis sacan a la luz la solidaridad de muchas personas y colectivos que se vuelcan en iniciativas para ayudar a quienes más lo necesitan.

En el año 2012 se logró ayudar a más de un millón de personas necesitadas en España. La Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal), aglutina 55 bancos de alimentos que en 2012 recogieron 104 millones de comida.

Una de las campañas más importantes que lleva a cabo esta entidad es la que se celebró los días 29 y 30 en más de 5.000 supermercados de todo el país. Se trata de una campaña extraordinaria de captación de alimentos, en la que participan centros comerciales que no son habituales en otras campañas de recogida de alimentos, y porque todo el esfuerzo se concentra en dos días. Los alimentos, no perecederos, como legumbres, pasta, arroz o aceite, se distribuyen posteriormente entre organizaciones caritativas y de ayuda social.

4

El Banco de Alimentos de Madrid promociona la campaña en Facebook.

Sólo en la Comunidad de Madrid se han conseguido con esta campaña un millón y medio de kilos de alimentos bajo el lema “Hazlo por tí, y por más de cien mil personas que nos necesitan”. Desde su fundación en 1994, el Banco de Alimentos de Madrid no había realizado una campaña de esta magnitud.

Tan importantes son las lentejas y los macarrones que se donan como las personas que hacen posible la campaña. 60.000 voluntarios fueron necesarios para llevar a cabo este proyecto. Personas solidarias que decidieron involucrarse, conscientes de lo importante que es su ayuda para otros muchos. Personas como Lucía Cervantes Marrodán, de 22 años, que se ha unido a la causa en un supermercado de Logroño.

-¿Es la primera vez que participas como voluntaria en una campaña solidaria?

 -Sí, es la primera vez.

 -¿Qué es lo que te ha impulsado a formar parte de esta iniciativa?

 -La comida es una necesidad básica, que hoy en día haya gente que la tenga que considerar como un bien de lujo me parece motivación suficiente como para querer formar parte de una iniciativa como esta.

 -¿Conoces a alguien cercano que esté pasando por una situación crítica y requiera de este tipo de ayudas?

 -No, la verdad es que no.

 -¿El balance es tan positivo como te esperabas o crees que no se ha respondido con la solidaridad suficiente?

 -Creo que el resultado ha sido muy positivo. Aún así defiendo la idea de trasladar esta tarea a un terreno fijo. Es decir, que no surja de campañas ocasionales, que se debata sobre la posibilidad de establecer puestos fijos de recogidas de alimentos en los supermercados, una vez al mes por ejemplo.

 -Tres razones para impulsar a la gente a tomar partido en voluntariados de este tipo.

 -¿Tres motivos? Pues supongo que en un primer lugar, por la solidaridad y la importancia de tu ayuda. Un segundo motivo podría ser el hecho mismo de vivir la experiencia, que aprendes mucho y conoces gente y tratas con la gente. Y en último lugar, quizás la propia satisfacción que te da cuando ves que llevas todo el día sin parar porque la gente no para de dejarte comida para los otros.

 Por su parte, las redes sociales, que demuestran ser un motor cada vez más potente dentro de nuestra sociedad, también han resultado ser un importante canal de movilización en las causas solidarias. El ejemplo de ello es la iniciativa de la Obra Social La Caixa y Fesbal, en colaboración con nueve empresas de alimentación sobresalientes en España, en la cual los “me gusta” de Facebook se convierten en kilos de alimentos. Así, con un simple click,se dona un kilo de arroz, por ejemplo.

Otro proyecto llevado a cabo también el pasado mes de noviembre, ha sido la Recogida de Alimentos para la Infancia, organizado por los voluntarios de La Caixa en favor de Cruz Roja. La cifra recaudada fueron 509.751 kilos de alimentos que se destinan a familias con hijos en riesgo o situación de exclusión social. Se trataba principalmente de productos complementarios de un buen desayuno o merienda, aunque no han dejado de donarse alimentos básicos de alto valor nutritivo.

Pero aunque hasta ahora todo ha sido hablar de grandes campañas, las pequeñas iniciativas no son menos importantes. Numerosos colectivos organizan eventos solidarios, como es el caso de un concierto que ofrecieron a principios de 2013 un grupo de jóvenes músicos sevillanos. El precio de la entrada, un kilo de alimentos que se destinaría a las familias necesitadas de la Corrala La Ilusión, de Sevilla.

Si bien es cierto que la comida es un bien de primera necesidad, muchas organizaciones se dedican a paliar otro tipo de carencias, como pueden ser la ropa o los juguetes. A mediados de Diciembre, decoradas ya las calles y acicalados todos los escaparates, qué niño no sueña con un juguete. Algo, que por otra parte, es fundamental en el aprendizaje de la infancia. Es verdaderamente triste pensar que muchos más de los que pensamos, por la situación que les ha tocado vivir, no pueden disfrutar de una infancia feliz.

niño_juguetes_350

Los juguetes son esenciales en el desarrollo infantil

Como respuesta a esta necesidad, la Unesco Club Heritage (Valencia), lleva a cabo cada Navidad una campaña solidaria de recogida de juguetes (siempre que no sean de carácter sexista o violento) que luego hacen llegar a las familias más afectadas por la crisis en Valencia, para que así sus niños puedan seguir teniendo ilusión. El punto solidario, que también ofrece talleres y programación navideña, se establece del 20 de diciembre al 5 de enero el Espacio de Creación Contemporánea Las Naves. También la misma organización, dispuso en noviembre una campaña de recogida de ropa de invierno para donar a aquellas personas que tienen dificultades para guarecerse del frío durante esta época.

La Asamblea de Cruz Roja de Alcorcón es otra de las entidades que colaboran con la recogida y reparto de juguetes todos los años. Su objetivo no es solamente ayudar a las familias de escasos recursos económicos, sino dinamizar la población infantil y juvenil en fechas navideñas, promover el juguete educativo, involucrar en la campaña a otras entidades y empresas, y, sobre todo, sensibilizar a la población.

Y es que todas estas campañas son responsabilidad de todos. La colaboración siempre es imprescindible, pero no solamente la económica: en una iniciativa solidaria dos manos ayudan tanto como la propia recaudación.

 *Reportaje realizado por Alejandra González

 

 

 

Archivado en: De otras ONGsNoticias
Etiquetas:

Comentarios cerrados

Volver arriba